No es extraño escuchar a los propietarios de pequeñas empresas afirmar que cuando su negocio crecía o empezaba a tener cierto  volumen de clientes, éste se estancaba y comenzaban a aparecer problemas de gestión y organización.

Hoy día, la información es uno de los activos más importantes para las empresas, por ello, no solo es necesario recoger información sobre nuestro público potencial o nuestro entorno, si no que necesitamos tener información sobre nosotros mismos como modelo de negocio para poder enfocarnos sobre los problemas internos que se pueden generar y darles solución lo antes posible.

1.- El ERP como solución a los problemas de gestión

¿Qué es un ERP y en qué puede ayudarnos? El ERP (Enterprise Resource Planning) no es más que un sistema de gestión de recursos de una empresa. Además, se trata de un sistema adaptable y flexible a cualquier tipo de negocio y a cualquier volumen empresarial.

Para su configuración y optimización es necesario contar con un experto en sistemas de gestión para sacarle el máximo provecho además de adaptarlo de forma que encaje perfectamente con nuestra actividad laboral. Un ERP no se debe tomar a la ligera porque se trata de un elemento clave para nuestra organización, planificación y gestión de recursos. Precisamente por eso, debe estar bien configurado para evitar aspectos engorrosos y confusos que son prescindibles para nuestro modelo de negocio.

Teniendo en cuenta todo esto, el ERP nos aportará numerosos datos que nos servirán para la futura toma de decisiones a nivel de recursos humanos, de almacén, de proyectos y/o tareas y lo más importante, nos ayudará a optimizar nuestro tiempo productivo.

2.- ¿Realmente es necesario implantar un ERP en una PYME?

La respuesta es SÍ. Pongamos un ejemplo, si le preguntamos a cualquier empresario; ¿Quieres optimizar y tener control de todos los departamentos de tu negocio? Te dirá que sí.

La creación de un ERP nace de la necesidad de procesar de forma óptima todos los datos internos y externos para transformarlos en conocimientos, poner en marcha nuevas y mejores estrategias y conseguir resultados positivos.

Muchos empresarios propietarios de PYMES, piensan que al tener un negocio pequeño no es necesario implantar ningún sistema de gestión ya que ellos mismos gestionan su modelo empresarial. Lo cierto es, que mientras antes implantemos este sistema, antes estaremos tomando el camino adecuado hacia el crecimiento. Además, si una empresa logra crecer sin ningún ERP, en el futuro, lo necesitará para poder procesar altos volúmenes de datos que afectan a todos los departamentos y para estar a la altura de los posibles escenarios que puedan ocurrir.

3.- Ventajas de un ERP

Como ya hemos detallado anteriormente, hay muchísimas ventajas que nos ofrecen los ERP para ayudarnos a mejorar los procesos de gestión, las más importantes:

  • Flexibilidad y adaptación total a los diferentes modelos de negocio.
  • Automatización de los procesos de la empresa (generación de facturas albaranes, etc ).
  • Disponibilidad de toda la información interna de la empresa en una misma plataforma.
  • Integración de las distintas bases de datos de una compañía en una misma plataforma.
  • Ahorro de tiempo y costes.
  • Control del tiempo en proyectos y tareas.
  • Integración con el resto de los miembros de la cadena de valor. (clientes y proveedores)

En general un ERP nos aporta un aumento generalizado del rendimiento y del retorno de la inversión (ROI).

4.- Proceso de implantación de un ERP

Implantar un ERP es un proceso que se realiza normalmente a medio y largo plazo y que necesita implicación por parte de todos los actores de una empresa.

A continuación, detallamos las etapas:

  1. Evaluación de la empresa, departamentos, sistemas que utilizan y detección de fallos.
  2. Adaptación del ERP en cuestión a las necesidades del negocio.
  3. Replanteamiento de los procesos operativos y workflow.
  4. Formación de los miembros para un uso diligente del sistema.
  5. Pruebas en tiempo real
  6. Post – implementación.

Tal y como se indica, es necesario una adaptación conjunta de todos los elementos presentes en el modelo de negocio para que el funcionamiento del ERP sea adecuado y tenga éxito.

4.- Datos

Según los datos de la consultora Panorama, tras estudiar 342 empresas en 2017, los principales motivos que hicieron que los empresarios optaran por implementar un ERP en su negocio por orden son:

  1. La productividad.
  2. Controlar los datos patrimoniales además de que se cumpla la ley en cada actividad y departamento.
  3. Crecer como negocio.
  4. Control de acciones.

Por otro lado, un estudio de SAGE que se llevó a cabo tras investigar 138 modelos de negocio, nos dice que el 56% de las empresas afirmó que los ERP contribuyeron de forma significativa al crecimiento empresarial.

Si estás pensando en implantar un ERP en tu modelo empresarial, no dudes en hacerlo, es una solución integral y escalable que sólo te aportará beneficios.

¿Tienes alguna duda al respecto? Estaremos encantados de solucionártela aquí.